Plaza de la Concordia, 3. 28100 Alcobendas. asedef@asedef.org

“NUESTRA CONTRIBUCIÓN AL PACTO DE ESTADO POR LA SANIDAD”

II Ciclo: Innovación y sostenibilidad: claves de la sanidad del futuro.

Jornada inaugural 28 de enero de 2019

image002

image004 image006 image018

El 28 de enero de 2019 se ha celebrado en la sede del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España la jornada inaugural del II Ciclo “NUESTRA CONTRIBUCIÓN AL PACTO DE ESTADO POR LA SANIDAD”, organizado por la ASEDEF con la participación como invitada de ANA PASTOR JULIÁN, Presidenta del Congreso, quien -lamentablemente- minutos antes de iniciarse el acto, excusó su asistencia por problemas en la Cámara delegando en su lugar a JULIO SANCHEZ FIERRO quien leyó su conferencia. El nuevo Ciclo de la ASEDEF tiene prevista 5 jornadas de debate con una sesión final de cierre y presentación de conclusiones en septiembre. La inauguración fue presidida por JESÚS AGUILAR SANTAMARÍA, Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y por MARIANO AVILES MUÑOZ, Presidente de la ASEDEF, quienes intervinieron en el acto. El mensaje del Presidente del Consejo se centró en aprovechar el talento y conocimiento de los 50.600 farmacéuticos de la red de farmacias españolas. Abogó por un modelo sanitario colaborativo, con un enfoque integral y multidisciplinar. “Tenemos una red de farmacias que es única en el mundo, un activo asistencial importante que puede aportar mucho en el futuro” En la conferencia de Ana Pastor, que fue muy precisa, la ex Ministra se alineó con los defensores del Pacto señalando entre otros argumentos que

La Sanidad Pública española, pese a su alto nivel y merecido reconocimiento internacional, debe acordar las medidas necesarias que garanticen su sostenibilidad y su futuro. Los retos deberían ser abordados con diálogo y con capacidad de acuerdo entre todos los agentes del sector. Es fundamental adoptar una visión generosa y transversal, porque todos sabemos que las soluciones no van a provenir ni de medidas puntuales ni de políticas cortoplacistas.

En esa línea sugirió un profundo giro estratégico en consonancia con la magnitud del cambio de paradigma sanitario.

El nuevo paradigma supone que ha llegado a su fin una organización sanitaria y una gestión asistencial excesivamente centradas en los episodios agudos y en la atención hospitalaria. Ahora lo que toca es poner el acento en los cuidados de larga duración, en las patologías crónicas, en un papel mayor de la medicina preventiva, y en la garantía de continuidad entre los distintos niveles asistenciales.

Ana Pastor propone tres vectores del cambio: la innovación, la posición de los pacientes y la renovación de la política de recursos humanos.

INNOVACIÓN

Por lo que se refiere a la innovación señaló que “Es un hecho indudable que las terapias innovadoras están ahí y que su implantación está transformando profundamente el modelo de Sanidad tradicional. Dentro de la agenda para un Pacto sanitario, la innovación ha de ocupar un lugar preferente”. En este aspecto subraya la necesidad de medir el nivel de innovación de productos, tecnología y servicios; y el momento y alcance de la evaluación para lo que se decanta por:

La creación de una Agencia evaluadora independiente del tipo NICE. Mantenerse muy abiertos frente a la innovación. Apostar por nuevos criterios de financiación. Reforzar la transparencia en las decisiones. Asumir la financiación de nuevas terapias y Revisar o eliminar barreras administrativas a la prescripción y al acceso a productos o tecnologías previamente incorporados a la cartera de servicios.

Para ello propone “en primer lugar, consensuar criterios y procedimientos para medir el grado de innovación, mayor o menor, que aporta una nueva terapia. Y, en segundo lugar, que el interés y la utilidad de productos y tecnologías sanitarias sean objeto de evaluación permanente y no sólo en el momento de su autorización”.

La Presidenta del Congreso hizo una apuesta firme en favor de medidas de fomento de tecnología y medicamento innovadores, con incentivos y subvenciones para apoyar la investigación y desarrollo mediante la colaboración público-privada, además de mayor agilidad en la incorporación de terapias novedosas a los sistemas sanitarios. Lo que la lleva a defender la necesidad de una pronta aprobación del Real Decreto de Precios y Financiación.

Apuesta además por la nueva Ley de Contratos del Sector Público de 2017, ya que introduce elementos muy positivos en términos de transparencia, competencia en precios y garantías de suministro.

PACIENTES

Por lo que se refiere a los pacientes no comparte la visión negativa y alarmista de quienes ven en la mayor esperanza de vida una grave amenaza para la sostenibilidad del sistema sanitario público. Y entiende que es un desafío abordar la posición de los pacientes ante una organización sanitaria.

La respuesta que debemos encontrar radica en la humanización del sistema sanitario, concepto que ha irrumpido con fuerza en el debate sanitario. La humanización no es, ni mucho menos, una moda pasajera. Ni tampoco cabe reducirla a una mera política para mejorar la imagen de los gestores sanitarios. Es mucho más que esto. Es una nueva cultura sanitaria que ha llegado para quedarse.

Otro reto es el de reforzar el papel de los pacientes dentro del Sistema Nacional de SaludLa Ley de Autonomía del Paciente reconoció sus derechos individuales, en particular el de información y el consentimiento informado. Esta Ley habría de completarse con el derecho a la participación e información. Si se pide a los pacientes responsabilidad en el uso de los recursos sanitarios, esa responsabilidad debe sustentarse en la información, la formación y la participación.

PROFESIONALES

A nadie se le oculta que la política de recursos humanos requiere reformas. El camino ya lo señalaba en 2003 la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS). Durante este periodo han ido surgiendo políticas autonómicas dispersas, que no han conseguido plasmar en hechos buena parte de los mandatos de la LOPS.

Propone, para ello, tres desafíos: “La motivación y la estabilidad en el empleo. El desarrollo profesional y la formación continuada. Y la definitiva regulación del baremo de daños sanitarios. Destacó que “la función prescriptora, en ocasiones, se enfrenta a dificultades, sobre todo cuando se trata de medicamentos biológicos o de otros tratamientos innovadores”. Para lo que sugirió retomar la senda marcada por la LOPS, senda consensuada con los profesionales y con todos los Grupos Parlamentarios

Madrid, 28 de enero de 2019

Patrocinan:

roche_2roche

Colabora:

farma

Los comentarios están cerrados.