Plaza de la Concordia, 3. 28100 Alcobendas. asedef@asedef.org

Cuarta Jornada Pacto de Estado por la Sanidad: Perspectiva desde la Industria Farmacéutica

Asociación Española de Derecho Farmacéutico (ASEDEF)
NUESTRA CONTRIBUCIÓN A UN PACTO DE ESTADO POR LA SANIDAD.

PERSPECTIVA DESDE LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA

diego_word_150x200

Relato de la cuarta sesión del 22.1.2018[1]

Con fecha 22 de enero de 2018 ha tenido lugar en el salón de plenos de la Real Academia Nacional de Farmacia (RANF) la cuarta jornada del ciclo NUESTRA CONTRIBUCIÓN AL PACTO DE ESTADO POR LA SANIDAD organizado por la ASEDEF y dedicado en esta ocasión a la industria farmacéutica. Actúan como ponentes: HUMBERTO ARNÉS, Director General de FARMAINDUSTRIA (Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica), ÁNGEL LUIS RODRÍGUEZ DE LA CUERDA, Director General de la AESEG (Asociación Española de Medicamentos Genéricos), y JOAQUIN RODRIGO, Presidente de BIOSIM (Asociación Española de Biosimilares).

Presiden la sesión MARIANO ESTEBAN RODRIGUEZ y MARIANO AVILÉS MUÑOZ, Presidentes de la Real Academia y de la ASEDEF, respectivamente. Acompañan a los ponentes en el estrado algunas autoridades administrativas entre otros IÑAKI BETOLAZA SAN MIGUEL, Director General de Farmacia del Gobierno Vasco y ADOLFO EZQUERRA CANALEJO, Director General de Inspección y Ordenación Farmacéutica de la Comunidad de Madrid. También están en el estrado personalidades representativas de otras instituciones privadas del sector, como JAUME PEY, Director General de la ANEFP (Asociación Española para el Autocuidado de la Salud) y CARMEN GONZÁLEZ, Presidenta de la Fundación Salud 2000. Asisten diversos medios de prensa especializada.

Se inicia la sesión con unas breves palabras de saludo y bienvenida a los asistentes, y de agradecimiento por su presencia en esta cuarta sesión, por parte del Sr. Esteban, Presidente de la Real Academia, que comparte la palabra con el Presidente de ASEDEF. El Sr. Avilés, por su parte, saluda a los asistentes y agradece a los ponentes su presencia y anticipa que esta iniciativa de la Asociación sobre “Nuestra aportación al Pacto de Estado de Sanidad” -que tiene programado nueve encuentros- tendrá continuidad con otros ciclos similares bajo el título genérico de “Nuestra aportación a…” que organizará la ASEDEF sobre nuevos temas que se anunciarán en su día. Aprovecha para recordar que la Asociación tiene previsto editar al final de este ciclo una publicación resumen con todas las intervenciones (en base a los relatos de las sesiones que elabora Diego Martínez, Vocal de Formacion de la Asociación), en esta publicación se incorporarán otros testimonios y aportaciones al tema; dicha publicación será presentada en su día solemnemente. Anunciado lo cual cede la palabra al Moderador MARIO MINGO ZAPATERO encargado del buen desarrollo de la sesión.

MARIO MINGO

 
Tras agradecer la presencia de todos, el Sr. Mingo recuerda los objetivos de este ciclo organizado por la ASEDEF y repasa los contenidos de las tres sesiones anteriores de octubre (dedicada al Senado de donde ha partido la iniciativa del Pacto de Estado), noviembre (protagonizada por le Consejería de Salud del Gobierno Vasco) y diciembre (protagonizada -a su vez- por la Consejería de Economía y Hacienda de Madrid).

“A partir de esta sesión se abre una segunda fase de este ciclo promovido por la ASEDEF, fase dedicada a la participación de distintos colectivos, agentes, instituciones, entidades y profesionales del sector”.

El Moderador señala que a partir de ahora se abre una segunda fase de este ciclo dedicada a los agentes, instituciones y profesionales del sector con la presencia de tres responsables de asociaciones de la industria farmacéutica española, un Ingeniero industrial, un Farmacéutico y un Licenciado en Dirección y Administración de Empresas. En primer término Humberto Arnés (Farmaindustria) desde el 2000 Director General de Farmaindustria, con amplia experiencia en la Administración industrial, en segundo lugar Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda (Aeseg), también con importante experiencia y trayectoria en la industria, y, en tercer lugar, Joaquín Rodrigo (Biosim), Director General de Sandoz. Da la bienvenida y agradece la colaboración de los tres ponentes a los que fija su participación (diez minutos por interviniente), dando paso, sin más, a la primera intervención

HUMBERTO ARNÉS

 
El Sr. Arnés, tras saludar a todos y agradecer la invitación, destaca como primera cuestión que nuestro SNS es un servicio ampliamente valorado y reconocido y está entre los mejores del mundo por la cobertura y por la calidad, a unos costes más bajos en comparación con los países con que nos relacionamos. El sector sanitario en su conjunto es, además, un motor importante para la sociedad y la economía nacional. Sin perjuicio de sus valores, nuestro SNS tiene sus debilidades, en concreto dos significativas: la insuficiencia financiera histórica, con un déficit estimado en un punto del PIB (unos 10 mil millones de euros), y la inequidad, falta de cohesión e ineficiencias en la organización sanitaria.

“El SNS debe disponer de tres garantías básicas: la sostenibilidad financiera, acorde nuestro nivel de riqueza, la posibilidad de desarrollo de todos los agentes y proveedores (profesionales e industria) y la capacidad de vertebración e integración de su modelo territorial”.

Un SNS con amplio apoyo social y conforme a nuestro desarrollo requiere garantizar al menos tres principios fundamentales:

 Universalidad,
 Equidad y
 Calidad.

Todos los ciudadanos -al margen de su condición social o de donde vivan- tienen que tener acceso adecuado a los mejores tratamientos que los avances clínicos ponen a su disposición.

Esos tres principios del sistema deben disponer de los tres grandes pilares en que se sustenta nuestro SNS:

 Sostenibilidad financiera, acorde con nuestras posibilidades,
 Desarrollo de todos los agentes y proveedores (profesionales e industria) y
 Vertebración e integración de un modelo territorial en que las Comunidades tienen amplias competencias en la gestión de la asistencia.

Urge actuar en las circunstancias actuales por la importancia de diversos factores que inciden en nuestra realidad sanitaria: el envejecimiento de la población, la progresiva incidencia de la cronicidad de las principales enfermedades, y por la evolución progresiva de las tecnologías (disponibilidad de nuevos medicamentos gracias a las revoluciones científico-técnicas cuyos altos costes iniciales, se verán compensados, a medio y largo plazo, por los grandes avances que supongan para la salud y el bienestar de las personas), por ejemplo los avances previsibles procedentes de la genómica y la proteómica que van a incorporar nuevos tratamientos.

“En la actual situación de nuestro sistema sanitario alcanzar un pacto de Estado sería muy conveniente; no habría que partir de cero porque el sistema tiene fundamentos muy sólidos pero hay que realizar urgentes mejoras”.

Con ese objetivo propone el ponente dos líneas positivas de acción: mayor eficiencia y mejor financiación. Mayor eficiencia apoyada en cuatro elementos (en lo que a prestación farmacéutica se refiere):

 El uso adecuado (responsable) de los medicamentos con, entre otros, el desarrollo de un plan de adherencia para un uso eficiente con ganancias en salud y ahorro en costes sanitarios.
 El énfasis en las terapias preventivas, tanto la vacunación como en medicamentos con efectos preventivos (por ejemplo, los anti ulcerosos, antihipertensivos, antilipemiantes etc.) y con ahorros a largo plazo.
 La medición de los resultados en salud y de los costes asociados a nuevos productos e intervenciones. España está bien preparada para esta actividad por la alta integración de los ámbitos especializados y primarios y además las tecnologías están disponibles.

“La corrección de ineficiencias debe venir, entre otros factores, por la medición de resultados en salud y sus costes asociados, de forma que uniendo ambos conceptos podamos conocer el valor real de cada intervención y, por tanto, hacer una correcta asignación de recursos”.

 Y la búsqueda de nuevas fórmulas (imaginativas e inteligentes) para financiar la incorporación de nuevos fármacos. Si se pueden encontrar mecanismos de medir y valorar lo que se aporta con los medicamentos se podrán encontrar formulas adecuadas (por ejemplo las de riesgo compartido) para financiarlos.

“La industria farmacéutica, frente a lo que a veces erróneamente se cree, no es el enemigo de la sostenibilidad de las cuentas públicas en sanidad, nada más lejos de la realidad”.

Se ha reducido en los últimos siete años el per cápita de medicamentos (Farmacias y Hospitales) de 360 euros en 2010 a 347 en 2017, 14 euros menos en siete años, y ello considerando la entrada de nuevos medicamentos y el caso de la hepatitis B que ha supuesto un gran coste coyuntural. En PIB los medicamentos pesan actualmente el 1,47% frente al 1,57 de hace 10 años. Por lo que se refiere a medicamentos innovadores, recientes estudios científicos señalan que por cada unidad adicional de gasto en nuevos medicamentos se ahorra el sistema entre 2,5 y 8 unidades en costes de hospitalización.

Pero con la eficiencia no es suficiente hay que allegar nuevos recursos, por lo que el ponente finalmente propone tres líneas económicas especificas: primero dotar a la sanidad de los diez mil millones que necesita para compensar la infrafinanciación estructural que padece (contador a cero), segundo, a partir de ahí, ajustar los presupuestos a los gastos reales y, tercero, allegar nuevos recursos buscando formulas y vías adicionales, ya sea mediante nuevos impuestos o nuevas tasas, que no corresponde al ponente determinar.

“Hay que dotar a la sanidad de los diez mil millones que necesita para compensar la infrafinanciación estructural que padece, ajustar los presupuestos a los gastos reales y allegar nuevos recursos a través de formulas y vías adicionales”.

El tema nos concierne a todos, también a la industria que ha asumido sus responsabilidades como demuestra la firma del convenio recientemente con los Ministerios de Hacienda y Función Pública y de Sanidad para la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS). El ponente cierra esta primera -y breve- intervención afirmando que Farmaindustria está concernida en todas esas dinámicas y se considera parte responsable también del futuro del sistema por lo que apoyan la conveniencia del pacto de Estado.

ÁNGEL LUIS RODRÍGUEZ DE LA CUERDA

 
Interviene a continuación del Director General de la Aeseg quien saluda a todos y agradece a ASEDEF la invitación (que hace extensiva a la Academia) y pone énfasis en la virtualidad de este foro como proyecto multidisciplinar para la participación de todos los agentes en el debate sobre el pacto de Estado, cuyo resultado final será -sin dudas- interesante.

Señala con carácter preliminar que en nuestro país hay acuerdo sobre la excelencia del SNS -que es magnífico- y consenso también en que sus recursos financieros son insuficientes por lo que habría que optimizar la asignación de recursos, no es una situación nueva pero la crisis ha aflorado y visibilizado más aun las carencias.

“En el pacto por la sanidad hay que incorporar las políticas farmacéuticas con todos sus recursos, también las alternativas coste-eficientes como la que representan los medicamentos genéricos que han alcanzado un desarrollo importante en los últimos años”.

Si hablamos de pacto por la sanidad tendríamos que desarrollar un plan que incorpore las políticas farmacéuticas con todos los recursos, las innovaciones y también con las alternativas coste-eficientes como los genéricos que han alcanzado un desarrollo importante en los últimos 20 años, genéricos que aportan sostenibilidad, accesibilidad y un desarrollo industrial interesante.

Un pacto, estable en el tiempo, que permita al sector estar al margen de los lógicos vaivenes políticos. Un plan de consenso de todos los grupos políticos, con financiación realista y suficiente, y asumible por todas las Administraciones que asegure el acceso a las prestaciones y medicamentos en igualdad de condiciones. Un pacto que garantice la unidad de mercado y que se desarrolle bajo el paraguas de un plan de cohesión que iguale la inversión per cápita en todos los territorios. Un pacto que permita disponer de un vademécum común con incorporación de los medicamentos innovadores en un marco de uso racional que conviva complementariamente con los tratamientos ya establecidos.

“El pacto debe garantizar la unidad de mercado y desarrollarse bajo el paraguas de un plan de cohesión que tienda a igualar la inversión per cápita en todos los territorios”.

La esperanza de vida aumenta, los costes de los tratamientos aumentan y en esta situación hay que poner en valor la contribución de los genéricos. Actualmente los genéricos aportan más de mil millones de ahorro por año al SNS aparte de facilitar el acceso a los tratamientos, como ejemplo señala que con lo que costaba tratar a una persona con simvastatina hace 15 años hoy se pueden tratar a 23. Además en los últimos veinte años los genéricos, como sector industrial, se han convertido en un motor importante de la industria española de medicamentos, que emplea de forma directa a nueve mil personas y 23 mil de forma indirecta, que invierte más del 3% en I+D, aunque no sea su terreno la investigación pero si la innovación. Un sector comprometido con la producción, como demuestra el hecho de que siete de cada 10 genéricos consumidos en España se fabrican aquí.

“En los últimos años los genéricos se han convertido en un motor importante de la industria de medicamentos, comprometido con la producción en España; siete de cada 10 genéricos consumidos en España se fabrican aquí”.

Termina señalando que los genéricos son industria farmacéutica que reclama -como otros agentes del sector- un marco estable y previsible por lo que apoya de modo decisivo la posibilidad de un Pacto de Estado en Sanidad que aborde también otras cuestiones, la interoperabilidad, el mayor desarrollo de las tecnologías de la información (en beneficio del paciente), etc. Pacto para el que reclama una mayor presencia de la política farmacéutica como elemento sensible, pacto en el que la entidad que representa quiere participar.

“El sector de los genéricos entiende que en ese pacto por la sanidad debería considerarse que los ahorros por los medicamentos genéricos deberían ser finalistas y reinvertirse en políticas de innovación en medicamentos y de mejora del conjunto de nuestro sistema sanitario”.

JOAQUIN RODRIGO

 
Interviene a continuación el Presidente de Biosim quien agradece la invitación, señalando de inmediato lo importante e imprescindible de un pacto de Estado por la sanidad, por su relevancia y por la necesidad de quedar fuera del conflicto político. Sobre el particular recuerda, releyendo su preámbulo, el consenso que dio lugar en 1986 a la Ley General de Sanidad, y, en esa misma línea de consenso, también subraya la importancia -como precedente- del Pacto de Toledo, hoy vigente, y apoya -en la misma medida que las pensiones- la necesidad del pacto para excluir al sector de los vaivenes de las políticas de partido. Debería hacerse política sanitaria y no política en la sanidad.

El presidente de Biosim explica básicamente que es un biosimilar (como la versión de un medicamento biotecnológico cuya patente ha expirado, en el que pequeñas variaciones físicas o químicas no suponen merma de las cualidades de calidad, eficacia y seguridad del primero) y los elementos que aporta en la asistencia sanitaria (eficiencia en el SNS, mayor accesibilidad y sostenibilidad). Este es un tipo de fármaco, añadió, con un extraordinario potencial para expandir el acceso a los tratamientos en el SNS, como así demostró la entrada de Filgrastim en el mercado británico para el tratamiento de infecciones asociadas a determinados tipos de cáncer que permitió extender dicha terapia a un 10% más de pacientes.

Destaca el impacto presupuestario de los biosimilares en nuestro SNS que cifra en un ahorro de 500 millones de euros en el periodo 2009/16 y, en función de las moléculas que finalizan próximamente sus patentes, estima de futuro en más de dos mil millones.

“Sería necesario un plan estratégico de biosimilares con cuatro objetivos: adecuar la normativa a la nueva realidad de los biosimilares, demostrar los ahorros de costes, formar e informar a los profesionales e informar a ciudadanos y pacientes”.

El ponente sugiere para España la conveniencia y necesidad de aprobar un plan estratégico de biosimilares, dentro del Consejo Interterritorial, con cuatro objetivos:

 Adecuar la normativa a la nueva realidad de los biosimilares (especialmente en lo relativo a los precios de referencia).
 Maximizar las oportunidades de los biosimilares en el ahorro de costes.
 Formar e informar a los profesionales del SNS (desterrar falsas creencias).
 Formar e informar a los ciudadanos en general y a los pacientes, en particular.

Por lo que se refiere al primer objetivo, reitera la necesidad de adaptar las órdenes de precios de referencia con medidas especificas para los biosimilares y, asimismo, adecuar los sistemas de compras en hospitales e instituciones del sistema (hay una nueva Ley de Contratación Pública europea que debe transponerse en los próximos años y que podría favorecer la libre competencia dentro de los sistemas sanitarios, dando la oportunidad de poner en valor a los biosimilares, de manera que las Comunidades Autónomas puedan medir su efecto y conocer el impacto presupuestario de sus decisiones a escala regional).

Por lo que se refiere al segundo objetivo, señala que hay que dar oportunidad a los biosimilares de demostrar lo que aportan desde el punto de vista clínico y económico en el proceso asistencial. Asimismo, hay que fomentar estudios y medir resultados y datos económicos al objeto de animar a las Comunidades Autónomas en la toma de decisiones.

“Sería conveniente la creación de un Observatorio Nacional de Biosimilares con datos de la introducción de biosimilares en todas las Comunidades Autónomas”.

Por lo que se refiere al tercer objetivo, señala el ponente que las autoridades deberían velar por una información fidedigna sobre estos medicamentos y sugiere la conveniencia de crear un Observatorio Nacional de Biosimilares con datos de la introducción de biosimilares en todas las Comunidades Autónomas. Para formar a los profesionales de salud Biosim se pone a disposición de todas las autoridades públicas, para colaborar en la formación de profesionales y ciudadanos, en cuantas iniciativas se promuevan y considera conveniente el desarrollo de registros de pacientes tratados con medicamentos biosimilares. Hay que pasar de hablar de precio a hablar de valor lo que exige el conocimiento de resultados.

Finalmente, por lo que se refiere al cuarto y último objetivo, termina su intervención insistiendo en la conveniencia de aumentar los estudios de pacientes tratados con biosimilares y pone relieve en la necesidad de la información a los pacientes y de contar la verdad y la realidad en estos productos.

DEBATE

 
Tras estas tres primeras intervenciones el Moderador invita al turno de preguntas de los asistentes, que, en resumen, fueron las siguientes:

1ª. En relación con la reciente firma del pacto de Farmaindustria con los Ministerios de Hacienda y de Sanidad, ¿Cuál es el secreto?

Responde el Director de Farmaindustria que aclara que este pacto es una renovación del acuerdo ya firmado en años anteriores y que se trata de dar continuidad por tercer año a los pactos de 2015.16 y 2016.17. Estos pactos han estado precedidos de numerosos contactos y han sido fraguados en momentos de especial dificultad económica con nuestro país sometido a escrutinio comunitario por exceso de déficit (objetivo de estabilidad económica).

El pacto se concibió como un esfuerzo de la industria innovadora para dar credibilidad a la política del Gobierno español en sus planes de estabilidad económica. Para ello la formula encontrada fue sencilla, si el crecimiento del gasto público en medicamentos innovadores supera el de la economía española, es decir el PIB, la industria se compromete a devolver la parte del exceso correspondiente; así de simple. La formula llevó más de un año de articulación en una Ley, y si hubo secreto fue el convencimiento de ambas partes en la necesidad de actuar a favor de los intereses globales del país y la posición de la industria farmacéutica que necesita escenarios de seguridad y previsibilidad y que aspira a crecer -al menos- lo que crezca la economía porque si no estaríamos penalizando este sector a favor de otros que aportan bastante menos, en términos económicos, al país.

Las dos partes teníamos claro que había que establecer un mecanismo que asegurase la compatibilidad de la sostenibilidad con la accesibilidad y la innovación. El pacto se basó en una relación de lealtad, de rigor y de racionalidad lo que ha permitido alcanzar un resultado positivo para ambas partes.

2ª. En relación con ese pacto de Farmaindustria pregunta el Moderador ¿Puede extenderse este tipo de Convenio a genéricos y biosimilares?

Contesta Aeseg recordando que su entidad fue invitada a participar en su momento y ha estado en los preparativos de ese acuerdo habiendo solicitado insistentemente trabajar en un pacto específico por los genéricos, que no están en una dinámica de incrementar el gasto en medicamentos sino en descenderlo. Ofrecieron estar en un proyecto de acuerdo exclusivamente para los medicamentos genéricos de manera que se atendieran sus criterios y necesidades específicas. Han trabajado sobre el tema más de año y medio con una interlocución muy fluida y sensible, con conversaciones con Hacienda y con Sanidad, y alcanzando con Aeseg una base de acuerdo muy sencilla: si el crecimiento de los genéricos excedía el PIB estaban dispuestos a hacer una contraprestación económica. Lo único que ha pasado es que finalmente no fueron llamados a la firma, hasta recientemente que han tenido noticia de la Administración interesada en llegar a algún tipo de acuerdo sectorial que interesa también a la Aeseg en beneficio de todos.

Finalmente interviene el Presidente de Biosim para expresar su interés por llegar a pactos y acuerdos; los biosimilares necesitan seguridad, previsibilidad y estabilidad a largo plazo. Un biosimilar precisa -como coste de desarrollo- de 50 a 60 millones de dólares de inversión previa en varios años y si no hay estabilidad, no hay reglas claras, nadie se plantea la inversión sin reglas de juego claras.

3ª. Como cuestión recurrente en sesiones anteriores el Moderador pregunta a los ponentes de hoy su opinión sobre el carácter del gasto sanitario y sobre si debe ser finalista la financiación.

El Director de Farmaindustria señala en primer lugar el dilema de si los costes de los medicamentos son gasto o inversión, siendo gasto el recurso consumido y la inversión el recurso que tiene un retorno a medio y largo plazo. Señala, en ese sentido, que los nuevos medicamentos deberían tener carácter de inversión ya que pueden suponer al principio costes adicionales, de entrada, pero a largo plazo ahorran gastos sanitarios directos e indirectos y gasto social. El componente dinámico a medio y largo plazo del gasto en sanidad tiene que considerarse. En ese sentido insiste en que las Administraciones apoyen el carácter de inversión y, en consecuencia, flexibilicen la presupuestación en los medicamentos innovadores para permitir su consideración como inversión a medio y largo plazo.

Sobre si los presupuestos deben ser finalistas no lo tiene claro y entiende que es, en definitiva, responsabilidad de los gestores. Con un buen sistema coordinado y vertebrado no tendrían que ser necesariamente finalista pero se da el caso -además de la infrafinanciación-, de que en algunos ámbitos los recursos destinados a sanidad se detraen y se destinan a otros menesteres.

El Director de la Aeseg recuerda que la disyuntiva gasto/inversión es similar a la de precio/valor y afirma que a su juicio los medicamentos -y el gasto en salud en general- deberían de ser inversión. Sobre el carácter finalista de la financiación sanitaria expresa su apoyo, aunque haya mucho debate sobre ello, y recuerda lo ya dicho antes de que los ahorros generados por los genéricos deban volver al sistema sanitario.

Para el Presidente de Biosim, por su parte, la disyuntiva gasto/inversión debe resolverse gracias a la medición de los resultados en salud, esa es la clave. Sobre el carácter finalista de la financiación no expresa opinión especifica y se limita a subrayar que la sanidad debería seguir manteniendo la suficiencia financiera con un porcentaje de PIB creciente no lo contrario como ocurre los últimos años.

4ª. ¿Cuánto aporta la industria a la I+D?

Responde le Director de Farmaindustria dando la cifra de mil millones de aportación anual de la industria farmacéutica a la I+D en España. Además esa inversión se canaliza en un 40% en régimen de colaboración con las instituciones sanitarias públicas. La industria genera la principal dinámica de la I+D en el sector salud en España.

5ª. ¿Las diferencias entre Comunidades dificultan la posibilidad del pacto de Estado?

Responde el Director de la Aeseg en sentido afirmativo y recuerda la necesidad de aplicar las normas en régimen de unidad de mercado. La Aeseg propugna seguridad y estabilidad jurídica para formular sus planes a medio y largo plazo, disponer de previsibilidad y que las normativas tengan una aplicación y un desarrollo autonómico lo más homogéneo posible.

6ª. ¿Cuáles son, a juicio de los ponentes las propuestas de la industria a favor de la sostenibilidad del sistema?

Responde el Director de Farmaindustria reiterando lo expresado en su primera intervención. Las principales propuestas son dotar de mayor eficiencia al sistema, especialmente medir resultados, conocer el valor y asignar los recursos en función del valor aportado; la clave es medir los resultados. También las formulas innovadoras en financiación de nuevos medicamentos y la promoción del uso racional.

El Director de la Aeseg recuerda por su parte la necesidad de promocionar los medicamentos genéricos que de forma complementaria ofrecen sostenibilidad y accesibilidad a medio y largo plazo, mantenido en el tiempo.

Para el Presidente de Biosim, por su parte, su propuesta es inequívocamente fomentar al máximo el uso de biosimilares, que es una herramienta de eficiencia per-se; hacer lo mismo con menos recursos o más con los mismos.

7ª. El Moderador alude a un sector de la industria significativo, el sector de autocuidado de salud y estando presente en el estrado Jaume Pey, Director General de la ANEFP (Asociación Española para el Autocuidado de la Salud), le invita a que exprese su opinión sobre el tema a debate.

El Director de Anefp agradece la invitación y señala de entrada que el sector de auto cuidado de salud aporta más de seis mil millones de euros en el mercado español por lo que es un componente importante, imprescindible, en el sector salud. Según algunos estudios por cada 5 puntos que gana este sector produce en 5 años más de 3.800 millones de euros de ahorro que al SNS al evitar tratamientos curativos y la cronificación de patologías.

Pide -de cara al pacto de Estado- que se tome en cuenta este sector en diversos aspectos, en primer lugar su accesibilidad al mercado español y su uniformidad respecto al mercado europeo, en segundo lugar solicita estar en los sistemas normalizados de prescripción, por ejemplo su acceso a la receta electrónica para que médicos y enfermeros los puedan prescribir con normalidad, en tercer lugar la utilización de la marca, y finalmente el desarrollo de sistemas de comunicación e información para los ciudadanos. Concluye que teniendo en cuenta el volumen e importancia de este subsector debería tener reflejo en el Pacto que se propone.

8ª. Sobre el tema polémico del copago el Moderador constata que hay diversas opiniones sobre su aplicación invitando a los ponentes a que expresen su opinión.

Para el Director de Farmaindustria, en primer lugar, es un tema que corresponde a los responsables políticos no a los proveedores. En segundo lugar los niveles de copago farmacéutico de España se acercan ya a los niveles europeos, antes estábamos mucho más bajo. Tercero hay márgenes de mejora en la correlación entre la renta de los ciudadanos y sus niveles de copago. Y, cuarto, la revisión del sistema de copago deber ser compatible con que las personas que carezcan de recursos deban tener acceso a los medicamentos necesarios.

Opiniones en la que coincide el Director de la Aeseg que lo califica de tema altamente sensible y difícil de legislar. El copago puede tener carácter disuasorio en un país en que se ha tenido el concepto de que el medicamento era gratis. En todo caso la redistribución de las obligaciones económicas en relación a la renta es un tema muy político, lo es siempre complicado.

Para el Presidente de Biosim es un tema politizado que se usa como arma arrojadiza entre los partidos; se debería analizar más técnicamente esta herramienta del copago. Si la sanidad necesita de recursos es imprescindible mirar y hablar de donde y cómo se obtienen y se distribuyen esos recursos.

9ª. El Moderador señala en relación con la prevención que dedicamos pocos recursos al tema; la educación para la salud está muy poco desarrollada y quizás habría que incorporarla al pacto de Estado. ¿Qué opinan los ponentes?

Para el Director de Farmaindustria se necesita educación sobre el uso responsable de los medicamentos y poner en marcha un plan sobre adherencia. Asimismo reitera lo dicho sobre el gasto en medicamentos para la prevención, por ejemplo las vacunas (la intervención más coste-eficiente) y también en determinados medicamentos que podrían tener la consideración de preventivos como antihipertensivos, antilipemiantes y antidiabéticos. Para el Director de Aeseg las campañas informativas y de divulgación y prevención son muy importantes. Gracias a la información actualmente 8 de cada 10 pacientes confían plenamente en los genéricos y tiene consciencia de su balance de coste-eficacia y de su ahorro al sistema; insiste en la necesidad de seguir en esa línea. Para el Presidente de Biosim el SNS debe estar centrado en la prevención y no lo está; insiste en la necesidad de promover la consciencia social sobre el uso de los medicamentos y sus costes.

10ª. Sobre el hecho de que no es lo mismo prescripción y dispensación en todas las Comunidades el Moderador requiere a los ponentes sobre propuestas en estos ámbitos.

Para el representante de Aeseg se trataría simplemente de aplicar la Ley; la prescripción ha de hacerse por principio activo y la dispensación según el principio activo prescrito. La prescripción es facultad del médico y la dispensación del producto del farmacéutico, es su responsabilidad; esto, lamentablemente, no se da por igual en todas las Comunidades. Respecto a esas diferencias entre Comunidades reitera su criterio de respetar la unidad de mercado. El Presidente de Biosim expresa el mismo criterio. Por su parte el representante de Farmaindustria insiste en la necesidad de que se preserve la unidad de mercado como activo fundamental del sistema. Las políticas deben ser homogéneas evitando que haya fragmentación del mercado y para ello debe actuar más a fondo, más activamente, el Consejo Interterritorial.

11ª. Insiste el Moderador sobre el papel del Consejo Interterritorial.

Para Farmaindustria el papel vertebrador del Consejo es fundamental y también la tarea del Ministerio que tiene sus competencias centradas en la oferta pero no en la demanda que corresponde a las Autonomías. En esa línea entiende que las decisiones del Consejo deberían ser fundamentalmente vinculantes en aquellos aspectos esenciales para preservar la unidad de mercado, la certidumbre y la estabilidad del sistema. Opinión que comparten los representantes de Biosim para evitar 17 sistemas sanitarios y de la Aeseg que reclama -a su vez- una mayor despolitización del Consejo.

CIERRE DE LA SESIÓN

 
Tras estas últimas intervenciones, el Moderador agradece a los ponentes su participación, anticipa la próxima convocatoria para el 12 de febrero, y da un último turno de cierre a los tres intervinientes.

Se expresa, en primer lugar, el Presidente de Biosim para ratificar la necesidad del pacto de Estado “para y por la Sanidad” en aras a adoptar decisiones profesionales eficientes. Vuelve a recordar que una alternativa de eficiencia es la de promover el uso complementario de los biosimilares. Las Administraciones deben apoyar esta línea de medicamentos ya que actualmente, tras 10 años en el mercado, la cuota de penetración de estos medicamentos es muy mejorable (en relación a países de nuestro entorno), siendo necesario un impulso tanto a nivel estatal como regional. Difusión, formación e información sobre biosimilares son fundamentales para la mejora de eficiencia del sistema dejando a un lado otros intereses.

Interviene, en segundo lugar, el Director de Aeseg para reiterar que el pacto seria deseable para todos ya que la sanidad es un aspecto social muy importante. Corresponde a los grupos políticos liderar este pacto y a los agentes seguir esas directrices de consenso. Es difícil pero no hay que desfallecer y subraya el ejemplo de la ASEDEF con la puesta en marcha de estas jornadas.

Finalmente toma la palabra el Director de Farmaindustria insistiendo en que hay que incorporar al SNS los nuevos medicamentos y los avances sanitarios y sociales; mejorar la responsabilidad, mejorar la eficiencia y buscar formulas imaginativas de colaboración dotando a la sanidad del volumen de recurso que corresponde a nuestro desarrollo para todo ello entiende la utilidad del pacto. Todos estamos concernidos en esos objetivos, también la industria farmacéutica que es sin duda parte del sistema.

Tras estas palabras finales el Moderador levanta la sesión.

Madrid 22 de enero de 2018

[1] Síntesis de las intervenciones elaboradas por el Relator de la Sesión DIEGO MARTÍNEZ©. Este documento se integrará, con los relatos de las restantes sesiones de este ciclo, en un libro final (bajo el titulo NUESTRA CONTRIBUCIÓN AL PACTO DE ESTADO POR LA SANIDAD) que editará la ASEDEF y distribuirá ampliamente entre todas las instituciones, entidades, asociaciones y agentes del sector salud.

EVENTO PATROCINADO POR

 

logo_pfizer_word
logo_gilead_word

Los comentarios están cerrados.